Los lugares más bonitos de Wild Atlantic Way

¿Has oído hablar de la Wild Atlantic Way? Aunque no hayas oído hablar de ella como tal, quizás hayas visto carteles por la carretera si has viajado por la costa oeste de Irlanda.

La ruta del Salvaje Atlántico consta de unos 2.500 km y recorre la isla de norte a sur. Es decir, pasa por ocho de los veintiséis condados que forman la República de Irlanda y dedicar unos días a recorrer al menos parte de ella es imperativo si vas a quedarte un tiempo en el país.

La Wild Atlantic Way pasa por numerosas carreteras que te llevarán en su mayoría por zonas costeras, pasando por acantilados, playas vírgenes, pueblecitos pesqueros y paisajes increíbles para cuyo disfrute no tendrás ni que bajarte del coche, pues ya son una delicia en sí mismos por la carretera.

Cómo recorrer la Wild Atlantic Way

En primer lugar, se debe tener claro que esta ruta debe recorrerse en vehículo propio o de alquiler. No hay otra opción, ya que el transporte público te llevaría a puntos muy concretos de la costa, y ahí acabaría el recorrido.

Por otra parte, está claro que la ruta del Salvaje Atlántico es bastante extensa y puede que no cuentes con tantas vacaciones como necesitarías para recorrerla. Es por ello que se recomienda elegir una parte de la misma y recorrerla en tantos días como dispongas. Así, en cualquier otro momento del año siempre podrás seleccionar otra zona diferente y retomar esta preciosa ruta que no te puedes perder.

Wild Atlantic Way

Norte

Uno de los puntos más famosos en la parte norte de la Wild Atlantic Way son unos acantilados menos turísticos que los de Moher, pero no por ello menos interesantes, que son los acantilados de Donegal, conocidos como Slieve League.

Al norte de la ruta, perteneciente a Irlanda del Norte, también encontramos la Calzada del Gigante, sin duda un original paisaje que no debes dejar de visitar, aunque sea en un viaje de ida y vuelta desde Dublín.

Oeste

En la parte oeste de la ruta del Atlántico se encuentra el deslumbrante paisaje de Connemara, así como los acantilados de Moher, en el condado de Clare y no lejos de la popular ciudad de Galway.

Wild Atlantic Way – Acantilados de Moher

Sur

Al sur de la Wild Atlantic Way puedes visitar el fabuloso Anillos de Kerry, cuyo recorrido en coche ya es una gozada en sí mismo, pudiéndote bajar y visitar otros puntos como diversos acantilados, playas, etc. Al sur de la ruta costera del Atlántico también se encuentra la Península de Dingle y preciosos pueblos costeros situados ya en el condado de Cork, como Kinsale.

 

Ya te hemos descubierto una parte muy interesante de Irlanda que debes visitar durante tu estancia en la isla esmeralda. De modo que, ¡manos a la obra y que no se diga que no conocías la Wild Atlantic Way!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *