Parques en Irlanda: los pulmones verdes del mundo

Podemos definir Irlanda uno de los países más naturales que podemos encontrar en el mundo. Todo es verde aquí, desde los antiguos buses de Dublín hasta los carteles de la autovía, y cada detalle nos conduce a la naturaleza que nos ofrece. Su símbolo, además de la cerveza (que es buena de verdad), es un trébol: aquí podemos encontrar prados llenos de este tipo de hierba.

Vivir en Irlanda es muy saludable, tiene aire fresco y además tiene muchos parques. Hay parques en todas las ciudades, en todos los condados y para cualquier tipo de actividad y persona.

A los irlandeses les gusta mucho ir a los parques: para comer un bocata a la hora de almorzar, para correr o descansar y también para explorar nuevos senderos y andar con la mochila en los fines de semanas. Entonces, ¡echamos un vistazo a los parques más bonitos que nos ofrece Irlanda!

El Phoenix Park

El  Parque de Phoenix en Dublín

Empezando desde la capital, además de los parques más turísticos St Stephen Green y Merrion Square en el centro de la ciudad, en el noroeste de Dublín se halla el maravilloso Phoenix Park. Con sus 707 hectáreas de superficie, es uno de los parques urbanos más grandes de Europa. Tiene mucha historia, muchas actividades y es perfecto para correr. De hecho, es el parque favorito de los dublineses donde todos los días van a hacer jogging con sus zapatillas porque hay distintas rutas a elegir pero también se puede ir con la familia o amigos dado que dentro del mismo parque se encuentra el Zoo de Dublín. Para los corredores que les gusta cambiar de sitio, está también el Marlay Park, en el barrio de Rathfarnham (zona sur de Dublín). 121 hectáreas de superficie en los que hospedan campos de tenis, de cricket, sendas, la Marlay House y también una cascada. En 1972 le fue otorgado el nombre de parque regional por el ayuntamiento de Dublín. ¡Merece mucho la pena pasear allí!

Fitzgerald Park en Cork

El Parque Fitzgerald en Cork

En cambio, Cork, aunque es una ciudad más pequeña que Dublín, tiene espacios verdes donde poder ir a dejar libres los pensamientos. Los comentarios de Trip Advisor lo dicen todo: el Fitzgerald Park es el parque de descanso elegido por los ciudadanos de Cork y extranjeros. Situado cerca de la orilla del rio Lee, es una auténtica joya de tranquilidad donde tomar aire fresco y dar un paseo después de trabajar.

Además, te aconsejo que vayas a leer un libro en unos de los bancos frente al lago de patos que tiene a su interior… ¡totalmente relajante!

Sin embargo, a 50 minutos de coche se puede ir a una reserva natural de 166 hectáreas que se llama Doneraile Wildlife Park. Es un típico jardín del siglo XVIII de estilo Capability Brown. De verano está abierto hasta las 20:00 de la noche: ¡aprovecha para admirar viejas arboledas de árboles caducifolios o la antigua residencia de la familia St. Lager!

De todas formas, si te gusta correr y deseas hacerlo con nuevos amigos, apúntate de manera gratuita en Parkrun: organiza cada fin de semana una carrera en varios parques de Irlanda.

El Castillo de Ross en el Parque Nacional de Killarney

El Castillo de Ross en el Parque Nacional de Killarney

Además de los parques urbanos, Irlanda ofrece una multitud de reservas naturales. Algunas de estas son también parques nacionales. Este país cuenta con seis parques nacionales ubicados en todo el territorio. El primero que merece mención es el Killarney National Park, en el condado de Kerry, declarado en 1981 Reserva Mundial de la Biosfera por la UNESCO.  Aquí se encuentran manadas de ciervos rojos (el único sitio donde se puede admirar esta especie es justo aquí), selvas pintorescas, lagos y mucho más. A su interior, puedes visitar lugares distintos entre ellos como la granja de Muchross, la cascada Torch y el castillo de Ross. Lleno de historia y de magia, ¡te encantará perderte en este paraíso irlandés!

Flora en el Parque Nacional de Burren

Flora en el Parque Nacional de Burren

Pero no te olvides ir un domingo a pasear al Parque Nacional de Burren, situado en el condado de Clare. Su palabra en gaélico significa lugar rocoso y, de hecho, ésta es su peculiaridad aunque te sorprenderás al ver que puedes encontrar distintos tipos de hábitat, flora y fauna. La mejor temporada para ir es el verano porque es prospero de flores: ¡un espectáculo natural!

Además, hay otros cuatros parques nacionales en Irlanda: el Wicklow National Park situado en el omónimo condado, el Glenveagh del condado de Donegal, Connemara (condado de Galway) y Ballycroy (condado de Mayo).

Y si quieres buscar otros parques u otras rutas a lo largo de toda la isla,  Irish Trails te ofrece una multitud de caminos que puedes hacer a pie o en bicicleta.

¡Irlanda ofrece parques para cada tipo de persona, desde los más perezosos hasta los Indiana Jones del senderismo!

Entonces, después de trabajar o en vez de dormir el domingo en casa, ponte los zapatos y sal de tu casa en Irlanda: ¿te atreves a descubrir el pulmón verde del mundo?

Maria Z.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *