Trabajar de Au Pair en Irlanda, ¿por dónde empezar?

Au pair

Antes de nada, lo primero que te interesará saber es que… ¡es posible organizar esta experiencia sin necesidad de gastarse un euro! Me refiero a la gestión de buscar familia. Hay quien organiza su viaje a través de agencia, pero lo cierto es que existen diversas páginas web donde puedes contactar tú mismo con ellas y decidir con cuál trabajar. Una de las mejores es https://www.aupairworld.com/en, donde podrás crear un perfil de manera gratuita y comenzar a buscar familias que también se habrán registrado para encontrar Au Pair. Sin embargo, antes de lanzarse sin más a la aventura, es fundamental saber qué debemos preguntar o qué condiciones debemos establecer con nuestra futura familia de acogida.

En primer lugar, conviene aclarar lo que significa ser una Au Pair: una Au Pair es una persona que se compromete a cuidar de los niños de una familia a cambio de habitación privada, comida, así como de un sueldo semanal o mensual. Debido a que en Irlanda no existe un reconocimiento formal para este trabajo, lo mejor es establecer dichas condiciones de mutuo acuerdo, es decir, ni tenemos por qué aceptar todo lo que la familia pide ni tenemos que imponer nuestras propias condiciones sin dar opción al diálogo. Se trata de establecer unos requisitos que ambas partes consideren justos y con los que nos sintamos a gusto para trabajar y disfrutar de la experiencia. Éstas son algunas de las preguntas fundamentas que debemos realizar y aclarar con la familia antes de comprometernos a trabajar con ellos:

  1. Horario de trabajo: no debería ser superior a 40 horas semanales. Si lo fuera, pedir una remuneración mensual más alta de lo habitual en el país. Además, ¿querrá la familiar incluir algún Babysitter (noche de canguro) sólo de vez en cuando o de manera habitual? ¿Estarían dispuestos a remunerarlo aparte? Si es así, estupendo. Al menos es un trabajo extra por el que recibiréis una remuneración, pero, si no es así, acordar de antemano cuántos Babysitters podrán solicitar al mes, según lo que a vosotros os parezca adecuado.
  2. Dos días libres: si no coinciden en fin de semana porque los padres te necesiten ya sea el sábado o el domingo, lo normal es que o bien te den otro día de la semana libre, o bien te paguen aparte el día extra de trabajo que realizarás.
  3. Vacaciones: si vas a trabajar durante varios meses o incluso un año entero, es lógico que establezcas por adelantado a cuántos días vacaciones tendrás derecho. Si vas a estar con ellos sólo durante el verano, a no ser que sea absolutamente necesario, quizá sea mejor no pedir ninguno, pues sería normal que la familia no te los aceptase.
  4. Tareas a desempeñar: ¿sólo cuidar de los niños? Así debería ser, ya que una Au Pair no es una empleada del hogar que deba cocinar o limpiar la casa ella sola. Una cosa es, por supuesto, colaborar en las tareas, puesto que tú también vivirás allí y como un adulto más es lógico que se distribuyan entre todos, o que se tomen turnos para realizarlas, etc., pero no tenéis por qué aceptar que seáis los únicos en desempeñarlas como si fuese parte de vuestro trabajo. Es importante dejar esto claro desde el principio para que luego no haya sorpresas inesperadas. Podría ser habitual que las familias te pidan encargarte de la ropa sólo de los niños como parte del trabajo.
  5. Sueldo: ¿qué cantidad? Dependiendo del país dicha cantidad varía, pero en Irlanda lo normal es no recibir menos de 100 € semanales. Si se trabaja más de 40 horas a la semana, pedir una remuneración de al menos 150 – 170 € semanales. Piensa que al final las familias también te están pagando en especie, es decir, ofreciéndote alojamiento y comidas en casa de manera que tú no tendrás gastos extras. Visto así, hay que tener en cuenta que el sueldo no es sólo el recibido en mano, aunque no por ello tenemos que dejar de negociar unas condiciones adecuadas.
  6. Referencias: de la misma manera que la familia puede pedirte referencias de empleos anteriores, ¡tú puedes hacer lo mismo! De esta manera podrás preguntar a la anterior Au Pair todo lo que desees saber acerca de la familia y hacerte una idea de si podrías encajar con ellos.

Siguiendo estos consejos sólo queda disfrutar de una experiencia magnífica que seguro será inolvidable y os acompañará de por vida, a la vez que os habréis garantizado unas condiciones de trabajo con las que ambas partes quedéis conformes. Además de todo esto, lo más importante es convertirse y ser tratado como parte de la familia. ¡Sólo de esta manera podremos decir que hemos vivido la verdadera experiencia Au Pair!

¡Buen viaje y feliz estancia en el extranjero!

Este post es obra original de Patricia García Beneytez

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *