Preguntas en entrevistas de trabajo

1

¿Se aproxima una de tus primeras entrevistas de trabajo en Irlanda y no sabes qué pueden preguntar? ¡Encuentra en este artículo algunos ejemplos y sugerencias sobre cómo prepararlas!

  1. Es habitual que una de las primeras cuestiones que te planteen los entrevistadores sea contar algo sobre ti: “Tell us something about yourself”. Para responder a esta pregunta se recomienda ir al grano sobre lo que desean escuchar, es decir, lejos de querer saber detalles de tu vida personal, desde que naciste, querrán escuchar sobre tus últimas andanzas profesionales, especialmente si ha habido alguna ya en Irlanda, así como tus inquietudes y expectativas de futuro. Aprovecha esta pregunta para mostrarles las habilidades o “skills” que has adquirido hasta el momento, y las cuales te hacen el candidato idóneo para el puesto.
  2. Preguntas acerca de qué conoces de la empresa, así como de la posición para la que estás haciendo la entrevista. Es muy importante que antes de acudir a la entrevista realices una búsqueda exhaustiva sobre la compañía y que sepas explicar con tus propias palabras a lo que se dedican, así como explicar también el puesto de trabajo que desempeñarías en caso de ser el candidato elegido. Los entrevistadores no esperan que les cuentes al detalle quiénes son, así que tan solo intenta ser capaz de explicarles resumidamente a qué se dedican y alguna otra cosa que te parezca relevante mencionar sobre ellos que hayas encontrado durante la búsqueda.
  3. Unido a lo anterior, es posible que te pregunten por qué deseas trabajar allí. Es una manera de preguntar lo mismo de otra forma, por lo que utiliza la búsqueda que has realizado sobre la compañía para responder a esta pregunta. Los entrevistadores esperan que sepas explicar resumidamente quiénes son, así como por qué te interesa unirte a su equipo. Puedes mencionar algo interesante y actual que hayas leído sobre ellos, como por ejemplo alguna iniciativa social que hayan llevado a cabo recientemente, o los valores que caracterizan a la empresa, etc., y hacer hincapié en que se ajustan también a tu forma de ser y de pensar. Por ejemplo, reciente ayuda a una asociación contra el cáncer, iniciativa de apadrinar a un niño entre todos los trabajadores, etc.
  4. Es muy común que durante la entrevista te realicen algunas de las conocidas como Competency Based Questions”, que básicamente consisten en preguntarte ejemplos acerca de cómo actuaste o actuarías en determinados contextos: “Cuéntanos acerca de alguna experiencia que hayas vivido donde hubo un problema con algún compañero, y cómo lo solucionaste”; “Danos un ejemplo de una situación en la que tu relación con un cliente comenzó con mal pie, y cómo lo solucionaste”; “Cuéntanos sobre una situación en la que tuviste una idea creativa e innovadora”; “Danos un ejemplo acerca de alguna vez en la que tuviste que llevar a cabo un tarea desafiante y cuál fue el resultado”, etc. Existen numerosas preguntas de este tipo que se recomienda llevar preparadas ya que en la entrevista no tendrás mucho tiempo para pensar. Una pista para saber cuáles preparar sería buscar en la página web de la empresa acerca de qué valores apoya, ya que el tipo de preguntas a realizar irán por ahí. Por ejemplo: integridad, innovación, compañerismo, disciplina, colaboración… Si nunca antes has trabajado en una empresa tendrás que recurrir a experiencias personales relevantes, y explotar al máximo cualquier experiencia vivida que pueda servirte para responder.
  5. Debilidades y fortalezas: esta pregunta comienza a ser bastante frecuente durante la entrevista. Sé sincero y cuando menciones alguna debilidad, siempre hazlo desde un punto de vista positivo, es decir, que estás ya aprendiendo a cómo superarla y que ya apenas te pasa, etc.
  6. Por qué deberíamos contratarte: esta es otra manera de preguntarte por tus fortalezas, habilidades, etc. Recuerda bien las “skills” que se mencionaban en la descripción del puesto e intenta decirlas aplicándolas a algún ejemplo de tu vida profesional/personal hasta el momento, para reflejar que efectivamente has demostrado contar con dicha habilidad en una determinada situación. Habla también de tu personalidad, que eres una persona abierta, acostumbrada a trabajar en equipo, en un ambiente multi-cultural, tu habilidad para hablar de manera fluida dos o tres idiomas, etc., siempre enfocando aquello que definiría al candidato ideal para la posición en la descripción del trabajo.

Por último, asegúrate de que eres perfectamente capaz de explicar las tareas que desempeñaste en tus anteriores empleos, así como todo aquello que menciones en tu CV. También recuerda mostrarte siempre sonriente, atento y amable, como si estuvieras realmente disfrutando de estar allí, más que tímido, serio y distante a los entrevistadores. Sé lo más natural posible, pero siempre cuidando tus formas, gestos, y expresiones empleadas. Recuerda que la entrevista empieza desde el momento en el que pisas el edificio y hablas con la persona de la recepción, ya que cuidar cada detalle es importante para acabar siendo considerado de verdad y conseguir la posición.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *