En bicicleta por Dublín

1

Mucha gente se pregunta si el uso de la bicicleta es una manera segura de moverse. Infórmate en este artículo y comienza a ir en bicicleta por Dublín. La realidad es que hay para quienes no es seguro en absoluto, pero hay para quienes sí lo es. Se trata de ir confiado, atento, no a demasiada velocidad y, eso sí, tener cuidado con los taxis y autobuses. Se recomienda dejarles pasar primero y esperar atrás, más que intentar avanzar y pedalear por el diminuto hueco que los segundos dejan a veces de carril bici, debido a su tamaño. Es preferible dejarles avanzar y volver a tener plena ocupación de tu carril, que tratar de adelantarles cuando, por ejemplo, está parado unos segundos mientras los pasajeros suben o bajan. Además de todo esto, encuentra a continuación algunos consejos e indicaciones para circular lo más seguro posible en bicicleta:

2

¿Qué material llevar contigo?

  1. Aunque de momento no hay ninguna norma que lo exija (de hecho aquellos que utilizan las bicis de la ciudad no lo llevan, y la pregunta sería cómo podrían llevarlo si no se alquila junto con la bici), se recomienda llevar caso. Éste no debe ir tan apretado que te haga sentir incómodo, pero tampoco suelto, es decir, no debe moverse demasiado cuando te giras de lado a lado.
  2. Chaleco reflectante: ya sea todo una pieza que te sirva de sudadera o el chaleco encima de la ropa. Si llevas mochila a la espalda, en vez de chaleco, que quedará tapado por la mochila, cubre la mochila con un reflectante. Puedes pedirlos, junto con más material reflectante, de manera online y gratuita aquí.
  3. Luz delantera y trasera en la bicicleta: aunque sea de día y parece que se ve, si es el típico día muy nublado se recomienza encenderlas. Es verdad que durante el verano que los días son más largos, y si son soleados, no hacen mucha diferencia y no mucha gente las lleva.

¿Bici propia o la de la ciudad?

Depende de cada uno. Ten en cuenta que dependiendo de tu destino, podrás o no utilizar la de la ciudad porque no hay estaciones para aparcarla si te alejas demasiado del centro. Hacia el norte, la estación más lejana llega hasta donde empieza Dumcondra, mientras que en el sur, las más lejanas se encuentran justo antes de cruzar el canal de Portobello. Por otra parte, si eres de los que la necesita para ir a trabajar a primera hora de la mañana, es posible que al llegar a la estación más cercana ya no quede ninguna bici, y tengas que ir a la siguiente, en la que puede pasar lo mismo. Por este motivo a veces compensa tener la tuya propia, ya que te permite desplazarte donde quieras. Ahora bien, si vas a aparcarla en la calle asegúrate de tener buenos candados, ya que es muy común que sean robadas, sobre todo por el centro de la ciudad.

 

¿Bici nueva o de segunda mano?

Si la bicicleta nunca va a ser aparcada en la calle porque tengas garaje, la subas a casa, etc., entonces cómprate una nueva si te hace mucha ilusión, pero si vas a tener que aparcarla fuera, y sobre todo próxima al centro, se recomienda no arriesgarse y comprar una de segunda mano. Por desgracia, es muy frecuente que las bicis, sobre todo las que se nota que son buenas, sean robadas y nunca más sepas de ellas. Debido al disgusto que puede suponer el haber aparcado la bici y que cuando vuelvas a por ella lo único que encuentres sea el candado roto en el suelo, mejor comprarse una lo más vieja posible, mientras te lleve de un sitio a otro. No obstante, sea como sea de nueva la bici, asegúrate de poner más de un candado, y de los buenos. Al menos se recomienda un candado que sirva para el marco de la bici (lo mejores son los de forma de U), y un cable que recoja también ambas ruedas. Luego ya dependiendo del cariño que tengas a la bici, puedes optar por otros dos candados que recojan las ruedas en vez del cable.

 

3

Bike to Work Scheme

Muchas empresas se encuentran incluidas en este programa, a través del cual te ahorras la mitad del precio total de la bicicleta y del resto de material que compres de primera mano, hasta un total de 1.000 euros. La otra mitad puedes pagarla en 12 meses reduciendo una parte de tu salario cada mes. Se trata de una muy buena manera de comprar una bici completamente nueva, ¡ya que te ahorras la mitad de la factura!

 

Patricia Garcia

Graduada en Periodismo y Comunicación Audiovisual por la URJC de Madrid, así como de Economía por la UNED, resido en Irlanda desde 2013. Trabajo en Dublín en una empresa financiera en la que empleo ambos idiomas, inglés y español. Me encanta el país así como su gente y costumbres! 

Tags:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *